Es importante que cuides una serie de detalles importantes si has decidido entrar en el mundo de la coloración.

  • Asegúrate de la elección del color. No te compliques mucho y sube o baja un par de tonos al de tu color natural de cabello. Si dudas, tal vez sea mejor que pruebes con un tinte semipermanente ya que en caso de que no te gustase el color elegido sabes que te desaparecerá completamente en 7/8 lavados.
  • Haz una prueba de alergia. Deposita un poquito de producto directamente sobre la piel (preferiblemente detrás de la oreja o en el brazo) y déjalo actuar una media hora. Si no notas un enrojecimiento especial en la zona o un picor excesivo puedes seguir adelante. En caso contrario lava con agua fría la zona de prueba y no te lo apliques en el cabello. Atención; no es que el tinte sea malo o esté en mal estado, si no que tienes alergia a alguno de los componentes de este producto; cada persona es diferente y cada tinte tiene diferentes formulaciones.
  • Si es posible, seca tu cabello naturalmente, sin secador. Conseguirás un mejor efecto visual y mayor brillo.
  • No lo dejes para última hora. Si te has teñido para un evento o acontecimiento especial, tíñete con una semana de antelación para que el color y el cabello tengan un aspecto mucho más natural.